fbpx

Filosofía Marista

Bienvenidos

¡Para Educar hay que amar!

Nuestro estilo educativo se fundamenta en una visión verdaderamente integral de la educación, que busca conscientemente comunicar valores.

Utilizamos una metodología pedagógica peculiar que Marcelino y los primeros maristas iniciaron y que hoy en día sigue siendo innovadora en muchos aspectos.

Hacemos nuestra la idea de que para educar bien a los jóvenes hay que amarlos, y amarlos por igual. Según este principio, las características de nuestro estilo educativo son: presencia, sencillez, espíritu de familia, amor al trabajo y seguir el modelo de María.

Educamos, sobre todo, haciéndonos presentes entre los jóvenes, demostrando que nos preocupamos por ellos personalmente. Les brindamos nuestro tiempo más allá de nuestra dedicación profesional. Establecemos con ellos una relación basada en el afecto, que propicia un clima favorable al aprendizaje, a la educación en valores y a la maduración personal.

Nuestra sencillez se manifiesta en el trato con los jóvenes a través de una relación auténtica. Es el fruto de la unidad entre pensamiento y corazón, carácter y acción, que se deriva del hecho de ser honrados con nosotros mismos y con Dios.

El gran deseo y la herencia del padre Champagnat es que nos relacionemos los unos con los otros y con los jóvenes como miembros de una familia que se ama.

A través de una pedagogía del esfuerzo, tratamos de que los jóvenes adquieran un carácter y una voluntad firmes, una conciencia moral equilibrada y valores sólidos en los que se fundamente su vida. Cuidamos la motivación y el proyecto personal de cada uno, promovemos el trabajo en equipo y les ayudamos a adquirir un espíritu de cooperación y sensibilidad social para servir a aquellos que tienen necesidad.

María es el modelo perfecto para el educador marista como lo fue para Marcelino.
María, mujer seglar, primera discípula de Jesús, orienta nuestro camino en la fe. Como educadora de Jesús de Nazaret, inspira nuestro estilo educativo.

IMG-20171022-WA0010-740x522.jpg
Somos un bachillerato marista que forma integralmente a sus alumnos por medio de un modelo educativo centrado en el ser humano y de excelencia académica. Favorecemos el desarrollo de personas física, afectiva, mental y espiritualmente competentes que encuentran su plenitud en la trascendencia y en el servicio a los demás.
22472045_10211981992283676_1553775717_o-740x522.jpg
En el 2025 el colegio cervantes costa rica será reconocido socialmente por ser una comunidad educativa que se distingue por egresar excelentes estudiantes, que infunde en sus miembros el compromiso de la ciudadanıá responsable, que vive los valores institucionales y construye una sociedad sustentable en armonıá con la creación y sobresale en el espıŕitu de servicio.
2-1-scaled.jpg
Los valores son los ideales abstractos y durables de una persona.Son bienes reales no siempre tangibles (inmateriales) morales, sociales, estéticos y religiosos reconocidos por un individuo y por la sociedad como referencia fundamental de vida. Son cualidades esenciales del bien que suscitan admiración, respeto, estima, afecto y búsqueda; por ello se convierten en deseables para la persona. A medida que se interiorizan dichos valores, la persona que los posee experimenta mayor plenitud y realización.

Valores

EL ESPÍRITU DE FAMILIA

EL ESPÍRITU DE FAMILIA

Comprendido como la afirmación de pertenencia a una familia de la cual emana el amor, la ayuda mutua, la alegría y la acogida al pluralismo y a la diversidad, aceptando a todos como diferentes y complementarios.

EL AMOR AL TRABAJO

EL AMOR AL TRABAJO

El amor al trabajo: traducido como disposición y espíritu cooperativo en la realización del trabajo, desarrollando talentos y colocándolos al servicio del bien común. Entendemos que, por medio del trabajo, se cumple la misión y se participa de la obra de la creación, colocando al sujeto como protagonista en la construcción de una sociedad justa y fraterna.

LA ESPIRITUALIDAD

LA ESPIRITUALIDAD

Definida como la vivencia a partir del Evangelio, teniendo a María y a San Marcelino Champagnat como inspiradores de nuestra forma de ser y actuar.
La espiritualidad es la fuerza motora que le da sentido y armonía a la vida, ilumina la comprensión del mundo y orienta a la persona en su relación con Dios, consigo misma, con las personas y con la naturaleza.

LA PRESENCIA

LA PRESENCIA

Comprendida como la búsqueda de un ambiente de armonía, cuidado y respeto, por medio de la cercanía atenta y disponible en los ambientes en que se desarrolla la misión. También se comprende como la proximidad con las personas y el cultivo de una relación de confianza.

LA SOLIDARIDAD

LA SOLIDARIDAD

Se manifiesta por la sensibilidad a las necesidades de las personas, de modo especial las de los pobres y excluidos. También se manifiesta en el compartir de dones personales y de bienes materiales, en la promoción de la paz, de la justicia, de la vida como señal de esperanza en el mundo.